Semillas de apio – Beneficios y propiedades

La semilla de apio posee muchas propiedades como remedio natural para muchos problemas y es además una especia bastante buena para potenciar el sabor de muchos platillos.

Semilla de apio

Estas semillas pueden ser una gran especia para muchas de tus recetas, pero ¿sabías que sus propiedades incluso pueden prevenir el cáncer? A continuación tienes una lista de todos los problemas que puedes tratar con estas semillas y también una forma de usarlas en tus comidas para que aproveches todas sus propiedades.

las semillas de apio son especias

Beneficios de la semilla de apio

Antiinflamatorio

Debido a que poseen ácido alfa linolénico, estas sabrosas semillas pueden desinflamar la hinchazón y ayudar a aliviar dolores musculares.

Tratar la artritis

Asimismo, pueden ayudar a tratar los síntomas de la artritis y gota. Relajan las tensiones en los músculos y alivian los calambres.

Aliviar los refriados

Desde la antigüedad estas semillas ya se usaban para tratar los resfriados. Hoy también son válidas para tratar estos problemas, incluso para la gripe.

Desintoxicar el cuerpo

Por su contenido en nutrientes y ácidos grasos esenciales, consumir semillas de apio ayuda a desintoxicar el cuerpo de esas toxinas que con el tiempo se acumulan.

Propiedades de la semilla de apio

Antiséptico

Tanto si quieres prevenir el crecimiento de bacterias como si quieres limpiar tu cuerpo por dentro, estas semillas son bastante efectivas. Puedes consumirlas principalmente si tienes un exceso de ácido úrico o alguna enfermedad renal.

Diurético

Estas semillas además se consideran diuréticas, por lo que si quieres deshacerte de la acumulación de líquidos y toxinas en tu cuerpo, puedes consumir una de estas semillas al día.

Anticancerígeno

Gracias a su buen contenido en antioxidantes, las semillas de apio son un anticancerígeno natural muy potente.

Reduce el colesterol

Si tus niveles de colesterol están muy altos, lo mejor es que acudas a un médico, pero no te vendrá mal el consumir estas pequeñas semillas, ya que su contenido en aceites esenciales promueven la reducción de colesterol malo en el cuerpo.

Regula la presión arterial

Varias investigaciones han demostrado que las semillas de apio ayudan a regular la presión arterial.

Evita problemas digestivos

Con estas semillas se puede tratar el flato, la acumulación molesta de gases en el tubo digestivo.

Contraindicaciones de la semilla de apio

Aún no hay estudios bastante determinativos sobre los efectos secundarios de estas semillas. Sin embargo, se sabe que, en grandes dosis, puede causar depresión, latidos cardiacos lentos y fatiga. En caso de tener una reacción alérgica a estas semillas, lo mejor es evitarlas. También si se es alérgico al polen de abedul se debe evitar consumirlas.

Las personas alérgicas a ellas pueden experimentar urticaria, picazón, opresión en el pecho, hinchazón en la garganta y la boca y hasta dificultad para respirar.

Tampoco es recomendable para mujeres embarazadas.

Si tu interés por las semillas de apio es usarlo en la cocina y no exactamente como remedio natural, a continuación tienes algunas recomendaciones para usarlas en la comida.

Cómo usar semilla de apio en la comida

Su gran sabor e intenso aroma la convierten en la especia ideal para sustituir el apio en las recetas. Puedes usar estas semillas ya sea en su estado natural o molidas  como alternativa a las hojitas y tallos de apio. Sobre todo viene muy bien cuando no se cuenta con apio fresco, pues las semillas tienen tanta potencia como este aunque no estén frescas.

Hay muchas recetas francesas que utilizan estas semillas, pues les da un sabor bastante particular a sus platillos.

Es muy buena para añadirla a pescados, aves, carnes y hasta sopas. Por lo que tienes un amplio recetario para probar estas semillas.

Ayúdanos compartíendolo