Semillas de amapola

Las semillas de amapola (especia) es bastante utilizada en panes y pasteles, pero ¿sabías que existe más de un tipo de amapola?, ¿quieres saber cómo añadir semillas de amapola a tus recetas?

Aquí podrás descubrir cómo agregar estas semillitas a tus panes y conseguir así un resultado bastante interesante tanto en aroma y sabor como en textura y color.

especia semillas de amapola

Semillas de amapola (especia)

Tipos de amapola

La variedad más popular es la Papaver roheas, mejor conocida como amapola silvestre. Se trata una flor de color rojo escarlata bastante llamativo.

Otro tipo de amapola es la Papaver somniferum, que por sus propiedades es conocida como adormidera y también como planta del opio. Posee colores pálidos y un fruto rico en alcaloides, que por ello es empleado en productos farmacéuticos.

propiedades de las semillas de amapola

Propiedades de las semillas de amapola

Las semillas se suelen extraer de la flor. Cuando esta ya se ha secado, las semillas en su interior son extraídas de cápsulas que se encuentran dentro de las flores de amapola.

La apariencia de estas semillas a simple vista es muy similar a la de granos de arena con un color negro, sin embargo, al verlas más de cerca, se notan otros tonos e irregularidades en la textura.

Cabe mencionar que existen las semillas de amapola blanca, pero estas no tienen un uso tan frecuente como el de los otros tipos.

Las semillas de amapola no causan ningún daño si se consumen, ya que no son estas las que poseen los alcaloides, sino el fruto de la planta. De hecho, consumir semillas de amapola tiene efectos positivos en la salud, ya que contienen ácidos grasos insaturados y antioxidantes. Además de ello, estas semillas son ricas en calcio, muy necesario para los huesos y dientes.

Una infusión de semillas de amapola puede relajarte en los momentos de ansiedad y, además, aliviarte de la tos y resfriados.

Usos de las semillas de amapola en la cocina

En cuanto a su uso en la cocina, su principal función es servir de ingrediente para muchos panes. Los puedes encontrar en los típicos bagels y otros panes en los que se utilizan semillas o mezclas de semillas para recubrir su parte superior.

semilla de amapola en el pan

Se utiliza mucho en la panadería centroeuropea, en sus postres y dulces. También es empleada en la cocina de países de Oriente, donde se utiliza en platillos salados.

Si quieres añadir estas semillas a tus panes, tan solo tienes que bañarlos con dos cucharadas de semillas de amapola antes de hornearlos. También puedes hacerlo para galletas o masa de bizcochos.

Una recomendación muy buena es que pruebes las semillitas antes de añadirlas a la masa, así sabrás qué tanto te gusta su sabor y si te gustaría ponerle mucho o poco al pan.

Ve probando nuevas combinaciones con estas semillas, ya que si le quieres dar una apariencia atractiva a tus panes, las semillas de amapola les aportarán una textura coloreada, crujiente y aromática.

Un ejemplo de combinaciones es que mezcles mantequilla derretida, azúcar o miel con semillas de amapola, para añadir dentro de los panes o sobre las pastas. El resultado podría gustarte o no, todo dependerá de cuándo lo pruebes.

Otro ejemplo es una preparación con semillas de amapola que se hace en la India. Esta consiste en moler las semillas hasta formar una especie de harina con la que se pueden aromatizar salsas y otras preparaciones interesantes.

Las semillas de amapola (especia) también pueden tostarse a fin de conseguir una variación de su sabor. Esta forma de prepararlas se utiliza principalmente en platillos salados, como ensaladas o vinagretas, por ejemplo, ya que les brinda una textura integrante y única.

Ayúdanos compartíendolo