Mostaza

La mostaza se ha utilizado desde hace mucho. Por ejemplo, hablando del grano, del cual hay una referencia en la Biblia: “fe como un grano de mostaza”. Pero en nuestros días aún sigue siendo muy usada, y es que su sabor queda perfecto en muchos platillos.

información sobre la mostaza

Y si tú quieres saber cómo usarla y los beneficios que obtendrás de ella al consumirla, puedes averiguarlo aquí.

Usos culinarios de la mostaza

La mostaza es muy usada en la cocina, aparte de que también es empleada en la medicina natural. En ocasiones se utilizan las semillas directamente, pero otras veces se emplean las salsas que se obtienen a partir de estas.

Cómo usar mostaza en las recetas

No es por nada que una pizca de mostaza le da un gran sabor a los platillos en los que se use queso. De hecho, hay tres variedades de mostaza: mostaza negra, mostaza fuerte y mostaza picante. Al triturar los granos de estas variaciones se obtiene la salsa de mostaza. Los componentes principales de estos granos son el mironato y la mirosina, que le otorgan ese sabor picante y, en ocasiones, ácido a la salsa. Por ello, la salsa de mostaza principalmente se usa en las carnes. Un ejemplo de ello es emplearla en los asados de jamón y carne de cerdo. Por otro lado, la mostaza no es muy recomendada para usarla con los pescados, pero sí queda muy bien con los huevos revueltos o picantes o simplemente untada en el pan.

En caso de que uses mostaza negra, empléala en pocas cantidades, ya que un exceso puede irritar el estómago e, incluso, provocar el vómito. Por el contrario, una cantidad pequeña estimula la segregación de saliva y jugo gástrico.

A continuación tienes varias recetas para probar la mostaza en diferentes platillos.

Recetas con mostaza

Salsa de mostaza y eneldo

receta y preparación de salsa de mostaza

Ingredientes

2 cucharadas soperas de mostaza de Dijon

1 cucharada sopera de mostaza en polvo

3 cucharadas soperas de aceite de semillas (puede ser también aceite de oliva extra virgen)

1 cucharada sopera de vinagre de vino blanco

1 cucharada sopera de ginebra

1 cucharada sopera de eneldo (es mejor si está fresco)

1 cc de azúcar

Pimienta negra molida (al gusto)

Preparación

Primero pon los dos tipos de mostaza en un cuenco, agrégales el aceite y mézclalos. Después añade el vinagre, el azúcar, la pimienta negra, el eneldo y la ginebra. Vuelve a mezclar todo hasta que se integre bien. Prueba la salsa para verificar que no le hace falta un poco más de algún ingrediente. En caso contrario, que quede muy concentrada, la puedes suavizar añadiendo un poco de aceite.

Conserva la salsa en un tarro con tapa hermética en el frigorífico. Te vendrá bien para acompañar salmón ahumado o marinado.

Pan relleno de queso y mostaza

Ingredientes

450 gramos de harina de fuerza

130 gramos de agua (puede variar)

110 gramos de leche

5 gramos de azúcar

25 gramos de aceite de oliva extra virgen

7 gramos de sal

6 gramos de levadura seca de panadería

1 huevo, para pintar

Ingredientes para el relleno

80 gramos de queso cheddar

15 gramos de mostaza antigua

1 cucharada sopera de orégano

15 gramos de achiote

Sal al gusto

Una pizca de chile molido

Pimienta negra recién molida

Preparación

En caso de que uses una amasadora, agrega los ingredientes en el recipiente de esta. Empieza por los ingredientes secos; primero añade la harina, luego, el azúcar, la sal y la levadura (sin que hagan contacto directo). Después agrega los ingredientes líquidos; el agua, la leche y el aceite. Deja que la amasadora trabaje entre 6 y 8 minutos. Si lo haces a mano, requerirá más tiempo y trabajo.

Cuando la masa esté preparada, haz con ella una bola y métela en un cuenco que esté previamente engrasado con aceite de oliva. Cubre todo con un paño y espera una hora más o menos para que fermente. La fermentación se beneficiará de temperaturas cálidas. En caso de que no estés segura de la temperatura, observa si al cabo de una hora la masa ha doblado su tamaño, si no es así, déjala fermentar más tiempo.

Mientras esperas, haz el relleno. Toma el queso y rállalo para mezclarlo con la mostaza, la sal, el achiote y las especias. Resérvalo en el mismo recipiente en que lo mezclaste.

Cuando la masa haya fermentado lo suficiente, ponla en la mesa de trabajo y divídela en dos. Extiende una de estas porciones usando el rodillo de cocina de manera similar a una pizza. Corta los bordes para que la masa quede cuadrada (puedes usar los bordes para preparar colines de pan). Haz lo mismo con la otra porción de masa.

Ahora corta cada cuadrado de masa en 4 porciones rectangulares. En dos de estas pequeñas porciones pon el relleno y tápalo con las otras porciones de masa presionando suavemente los lados.

Forma cuadrados a partir de los rectángulos rellenos cortándolos. La idea es que quepan en el molde que usarás para hornear. Deja que reposen por 45 minutos.

Precalienta el horno a 200 º centígrados. Pinta el pan sin hornear con huevo batido. Luego hornéalo durante 20 minutos, verificando que el pan esté dorado. Pasado el tiempo y habiendo verificado que el pan se coció, retíralo del horno. Espera a que se enfríe para poder servirlo.

Solomillo de cerdo borracho

solomillo de cerdo con mostaza

Ingredientes

600 gramos de solomillo de cerdo

2 cucharadas de mostaza de Dijon

½ cc de orégano

½ cc de cayena

2 dientes de ajo

200 gramos de vino tinto seco

½ cc de pimienta negra

½ cc de pimienta de Jamaica

Aceite de oliva extra virgen

200 gramos de tomate natural triturado

1 cc de azúcar

Sal al gusto

Preparación

Empieza cortando el solomillo en dados; puedes hacerlos más grande que lo normal para que la carne te quede más jugosa. Seguidamente pon los dados en un bol y agrégales la mostaza. Haz que todo quede bien mezclado para que la mostaza cubra toda la carne. Luego pela los dientes de ajo y pártelos en forma de láminas.

En una sartén grande de fondo grueso, pon a calentar el ajo con una cucharadita de aceite de oliva extra virgen. Añade, entonces, el solomillo y cocínalo a fuego fuerte. Tendrás que estar moviendo la carne de vez en cuando para que adquiera un poco de dorado. Al menos cocínala unos 8 minutos.

Una vez que haya transcurrido el tiempo indicado, añade el vino y mantén el fuego alto. Espera hasta que el vino se consuma, moviendo de vez en cuando para que la carne absorba bastante alcohol. Cuando ya esté consumido el vino, agrega el resto de ingredientes menos el orégano.

Deja que se cocine hasta que se espese la salsa de tomate. Hecho eso, retira la sartén del fuego.

Al momento de servir, pon el solomillo en el plato y agrégale encima el orégano.

Ayúdanos compartíendolo