Comino

información y beneficios del comino
El comino es una planta herbácea, cuya semilla es empleada como condimento. Su término procede del latín cominum y del griego kyminon.

El origen del comino

La planta del comino procede de la zona mediterránea, siendo famosa por sus virtudes 3000-4000 años antes de Cristo en Siria y Egipto. Se han encontrado semillas de comino en las tumbas de los faraones, por lo que se sabe que se ha cultivado desde la antigüedad. Ya los egipcios lo utilizaban como ingrediente para embalsamar a sus difuntos.

En algunos pasajes de la Biblia aparece esparcido en el pan y la sopa. En el Imperio Romano se utilizaba como planta medicinal y aromática. Se han encontrado documentos de la época que hablan de una pasta que se elaboraba para untar en el pan.

planta del comino
planta del comino

En Europa, el comino se cultivó hasta la Edad Media con fines medicinales y terapéuticos. Se utilizaba además en la cocina, como condimento de sopas, platos de aves de corral o de pescado, a los que se llamaba “cominée”. Existía la creencia de que llevar encima una pequeña bolsita de semillas protegían del mal destino y las brujas.

También se usaba en la medicina tradicional como remedio para tratar la tos, los escalofríos y la sinusitis.

Sus semillas secas y pulverizadas siempre han jugado un papel importante en la cocina marroquí, así como en todos los países del norte de África, en Turquía y en la cocina griega, búlgara, iraní e india, así como en la brasileña y mexicana.

En Marruecos ha sido apreciado a lo largo de toda su historia usándose como condimento para numerosas recetas como el mechoui, las brochetas de carne o pollo, tagines y cuscús, así como en ensaladas marroquíes, platos de huevo y para muchos otros platos suculentos.

Propiedades y beneficios del comino

El comino, que mejora la digestión y tiene propiedades curativas, antiinflamatorias y antiespasmódicas, no solo es una especia agradable, sino también una planta medicinal que posee varias virtudes terapéuticas. Veamos algunos de los beneficios y usos del comino.

Rico en vitaminas

Es un alimento imprescindible en la cocina, ya que es rico en vitaminas A, B y C, así como en valiosos oligoelementos y minerales como el calcio, el zinc, el magnesio, el manganeso, el hierro y el cobre, y es una excelente fuente de potasio.

Estimula la digestión

Actúa como un remedio natural para los problemas digestivos por sus efectos antiespasmódicos. Ayuda a luchar contra la diarrea y la hinchazón. Como muchas otras especias, el comino es carminativo, lo que significa que alivia los cólicos y por lo tanto mejora la digestión y el apetito.

Estimula la memoria

Si te sientes cansado o estresado, el comino actúa como remedio natural. Estimula el cerebro, mejora la circulación sanguínea, haciendo más fácil afrontar los retos de la vida diaria. En la medicina tradicional ayurvédica, el comino se usaba para promover el sueño. El aceite de comino también tiene un efecto calmante.

Regula el nivel de azúcar en la sangre

Las sustancias en las semillas de comino reducen la resistencia a la insulina y bajan los niveles de azúcar en la sangre. El comino, por lo tanto, puede regular naturalmente los niveles de glucemia

Bajar de peso

Su capacidad para aumentar la secreción gástrica de los jugos digestivos y luchar contra la hinchazón hacen que esta semilla sea un gran aliado en la pérdida de peso.

Si quieres deshacerte de unos kilos de más, o bien iniciar una cura de desintoxicación, no dudes en recurrir al comino.

El comino es ideal para adelgazar, ya que estimula el metabolismo y reduce los antojos durante el día. Gracias a su picor y a sus altos niveles de calcio y hierro, aceleran tu metabolismo, ayudando a quemar más calorías.

Por sus propiedades antioxidantes y su contenido en fitoesteroles, ayudan a reducir tanto los niveles de glucosa en sangre como los de colesterol.

Contraindicaciones del comino

Cabe destacar que los efectos secundarios del comino y su aceite esencial, solo se producen cuando se consumen grandes cantidades o si se es alérgico a alguno de sus componentes. Entre sus contraindicaciones podemos encontrar las siguientes:

  • Acidez estomacal. Aunque resulte paradójico, ya que esta semilla posee propiedades beneficiosas para la digestión, también puede povocar acidez si lo consumimos en exceso.
  • Aerofagia. Por su efecto carminativo, puede provocar gases estomacales que provocan incómodos eructos que producen mal olor.
  • Daño hepático. El comino puede resultar malo para el hígado, dado que su aceite es altamente volátil, pudiendo causar daños hepáticos y renales si es consumido en grandes cantidades y por largos períodos de tiempo.
  • Efectos abortivos. Esta especia y su aceite deben ser consumidos con moderación durante el embarazo, ya que estimulan la actividad uterina.
  • Efectos narcóticos y neurotóxicos y somnolencia. En grandes dosis, por su contenido en terpenoides, puede provocar este tipo de efectos.
  • Ciclo menstrual pesado. Puede provocar sandrados más abundantes.
  • Hipoglucemia. En especial su aceite regula los niveles de azúcar en sangre, con lo que los diábeticos han de consumirlo con moderación. Además, en el caso que tengas que someterte a una intervención en un período de tiempo breve, debes tener precaución en su consumo y evitar tomarlo en las dos semanas anteriores y posteriores, ya que los niveles de glucosa en sangre deberán ser los correctos.
  • El aceite de comino puede provocar erupciones e irritaciones en la piel en el caso de tener alergia a sus componentes.

Cómo consumir el comino

Desde tiempos milenarios, esta es una de las especias más populares en la cocina india, mexicana y oriental. Es conocida por su aroma poderoso, único y relajante, que da un toque especial a las comidas y – la guinda del pastel – utilizado con moderación, el comino tiene muchos beneficios para la salud.

Es una excelente fuente de hierro, fibra dietética, proteínas y minerales, por lo que puede ser un complemento ideal para tus recetas, aportando sabor y nutrientes.

Las partes de la planta más utilizadas son las hojas y las semillas. Se puede tomar como aderezo o en infusión. Puedes encontrarla en estas tres variantes: en hojas, molido y en semillas.

Comino molido

comino molido
De idénticas propiedades al comino en grano, se puede utilizar como aderezo para ensaladas o bien para preparar té. Si no te molestan los posos, es mucho más saludable si los consumes así.

Otra forma de tomarlo es añadiéndolo al yogur. Disfrutarás de su delicioso sabor así como de los beneficios que aporta al organismo el yogur con comino.

Semillas de comino o Comino entero

semillas de comino

Las semillas del comino provienen de la flor de la planta. Éstas son de color verde oscuro y crecen de manera silvestre. Son utilizadas como especias, y como venimos señalando a lo largo del artículo, poseen múltiples usos y beneficios.

Con las semillas (comino en grano, o entero), se pueden preparar infusiones o licores.

Infusión de té de comino

¿Cómo prepararlo?

El té de comino se prepara con sus hojas, sus semillas o bien molido.

2 cucharadas de comino

400 ml de agua

1 cucharadita de café con sal del Himalaya

½ zumo de limón

Hierve el agua y a continuación apaga el fuego. Infusiona el comino, remueve y deja reposar la mezcla durante 10 minutos. Agrega la sal, el zumo de limón y mezcla bien.

Para qué sirve el té de comino

Se puede preparar tanto con las hojas como con las semillas, y es muy recomendable en caso de cura de desintoxicación del cuerpo, para tratar trastornos digestivos. También es ideal como complemento en.

dietas de adelgazamiento

Té de comino en el embarazo

Durante la gestación, debido a los efectos de las hormonas y al poco espacio de que dispone el estómago en las últimas semanas, son muy habituales las molestias gastrointestinales.

Puedes sufrir reflujo, ardores estomacales y/o gases. Por esta razón, y por su composición en vitaminas y minerales, aderezar algunos de tus platos con comino, puede resultar de gran ayuda para aliviar estos síntomas.

Pero lo que sí debes saber es que esta semilla y su aceite esencial, consumida en grandes cantidades actúa como estimulante uterino, por lo que conviene usarla con moderación, especialmente en los primeros meses de gestación, o incluso no consumirla en caso de embarazos de riesgo.

Cuando la gestación ya ha alcanzado sus últimas semanas, o incluso si ésta ya ha llegado a término, pero el parto tarda en producirse, el consumo de algunas especias, como el comino o la canela, pueden ayudar a provocar las contracciones en el útero, necesarias para que el bebé nazca de forma natural.

Té de comino para bebés

Es muy habitual que, debido a la falta de madurez en su sistema digestivo, tu bebé sufra de cólicos, espasmos o reflujo. Para calmar sus sintomas, en nuestra cultura se han utilizado infusiones y tés de diversas especias y plantas medicinales tales como la manzanilla, el anís estrellado o el comino.

Hay pediatras que recomiendan su uso, y otros que lo desaconsejan, aunque desde el punto de vista médico, estas tres variedades resultan inocuas.

El té de comino desprende sus propiedades carminativas en el agua cuando infusiona. Aunque en la preparación de tés no es necesario que el agua alcance el estado de ebullición, si su preparación es para un lactante debes hervirla siempre antes. Una vez haya descendido un poco la temperatura, ya puedes añadirle la hierba o semilla, y esperar a que la temperatura baje a 32 grados.

Nunca debe sustituir una toma, y tampoco es recomendable añadirle miel ni azúcar, ya que además del riesgo de padecer caries prematuras, en el caso dela miel, ésta puede provocar infecciones estomacales en lactantes.

Donde comprar comino

Estas son las mejores opciones para comprar comino
Comino orgánico
Comino molido
Aceite de comino

Ayúdanos compartíendolo