Macis (especia)

La macis tiene muchos usos en la cocina, pero también se sabe que da muy buenos beneficios al cuerpo humano.

Esta especia es de origen asiático, concretamente de la india y su nombre científico es Myristica fragans.

Características y usos de la Macis

Características de la macis

Antes de ser convertida en una especia, la macis es un recubrimiento que rodea a la semilla de la nuez moscada. Posee un color rojo intenso y brillante. Su aroma es el mismo que el de la nuez moscada, pero más suave.

Al secarse, la macis se torna de color naranja. Su sabor es fresco, aromático y un poquito picante, muy similar al de la nuez moscada, pero menos intenso.

Si quieres conseguir la especia de macis, solo tienes que moler este recubrimiento cuando ya esté seco. Solo ten en cuenta que para su conservación es mejor entera que molida, así que muele solo la cantidad que necesites para cocinar.

Usos culinarios de la macis

especia macis molida

Lo más recomendable para cocinar con macis es utilizarla cuando la cocción esté por terminar, pues de esta forma te asegurarás de que no tome un sabor muy amargo por una cocción excesiva.

Cuando la añadas a una preparación mientras se esté cocinando, tapa la cazuela después de que hayas espolvoreado la macis, para que puedas lograr que se impregne su aroma y sabor en toda

Puedes emplear esta especia en salsa de curry, utilizando leche o crema de coco. El resultado es magnífico.

Las preparaciones con macis no se limitan a comidas, esta especia también sirve para utilizarla en panes.

Recetas con macis

A continuación podrás conocer algunas recetas en las que es común utilizar macis.

Salsa de curry con macis

salsa de curry y macis

Necesitarás:

  • 250 ml de leche de coco
  • 1 cebolla
  • Aceite
  • Sal
  • Perejil fresco
  • 1 taza de anacardos sin cocinar
  • Macis
  • 2 cucharadas soperas de cúrcuma

Para preparar la salsa, pon en remojo los anacardos por 20 minutos. Durante ese tiempo, prepara el plato principal al que añadirás la salsa de curry.

Después corta las cebollas en daditos. Sofríela con aceite y una pizca de sal, a fuego medio. Entonces corta el perejil en juliana y revuelve con los anacardos ya picados.

A esta última mezcla añádele la leche de coco y ponla a cocinar unos 10 a 15 minutos a fuego bajo.

Durante los últimos cinco minutos de cocción, añádele la cúrcuma, la macis y cualquier otra especia que quieras, como pimienta, por ejemplo.

La salsa te quedará con una textura grumosa, pero luego podrás triturarla o licuarla para obtener una salsa más homogénea.

Pan de especias con macis

Necesitarás:

  • 2 tazas de harina
  • Cuarto de taza de queso fresco rallado.
  • Especia de macis
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura química
  • Media cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 barra de mantequilla

Otros ingredientes picados: cebolla, chile dulce y apio.

Para preparar el pan, utiliza la harina, la levadura química, la sal y el bicarbonato de sodio, mezclándolos. Luego añade la mantequilla y ayúdate con un tenedor para revuélvela bien hasta que se integre con la mezcla.

Después añade los ingredientes picados y el queso. Haz bollitos con la mezcla y lleva todo al horno a una temperatura de 350 grados por unos 20 minutos o hasta que notes que se ponen dorados.

Añadir macis a las recetas

Teniendo en cuenta las características de la macis que te he dado anteriormente, puedes añadir esta especia a cualquier platillo que desees.

Puede que a la primera no obtengas unos grandes resultados o no te parezca que deba ir en tal platillo, por ello puedes probar primero y, así, podrás tener seguridad en si la macis queda con la preparación a la que lo has añadido.

Propiedades de la macis

En cuanto a su aporte nutritivo, la macis no brinda muchas calorías, carbohidratos, grasas o proteínas al cuerpo. Pero todo ello lo compensa con sus aceites esenciales y ácidos orgánicos, puesto que con ello le brinda un rico sabor a las recetas que anteriormente has podido leer aquí.

Se sabe que en Indonesia, utilizan la macis como un antibiótico y analgésico natural para tratar el dolor de estómago y el reumatismo. Posee propiedades antiinflamatorias, que se deben gracias a que esta especia posee un principio activo llamado miristicina.

La macis también se puede utilizar contra el mal aliento, la fiebre y el dolor de cabeza. El principio activo de la macis que ayuda a mejorar el mal aliento es el macelignan, que elimina bacterias que causan el mal aliento y las caries dental, principalmente el Sreptococcus mutans.

Hay algunos estudios científicos que indican que la macis puede ayudar a tratar problemas como el cáncer de colon y de pulmón y hasta la leucemia. Sin embargo, no se ha concretado nada.

Dónde comprar macis

A estas alturas puedes estarte preguntando dónde comprar la especia. Antes te mencioné que puedes conseguir la nuez moscada y retirar el recubrimiento rojo que trae para molerlo y así obtener la especia de la macis.

Pero otra forma de obtenerla también es comprándola preparada. Puedes encontrarla en tiendas gourmet, en supermercados, en tiendas donde venden especias asiáticas u orientales.

Cómo obtener la especia macis

Ya sea que la encuentres preparada o no, no olvides que puedes dejar secar la nuez moscada y utilizar el recubrimiento. Necesitarás un molino o una licuadora para preparar la especia.

Para hacerlo en licuadora, procura que esté totalmente seca. Toma el recubrimiento de macis y pártelo en trozos, luego vierte estos trozos en la licuadora y licúa.

Tendrás que esperar hasta que se convierta en polvo fino o que al menos tenga la consistencia que a ti te guste para tus preparaciones.

Siempre considera que la macis conserva mejor sus propiedades si se encuentra entero que en polvo. Guarda todo en un tarro de cristal hermético.

Lleva este tarro a un lugar fresco y seco, donde no le dé directamente la luz del sol, pues de esta forma evitarás que se pierdan sus propiedades.

Ayúdanos compartíendolo