Haba tonka – Beneficios y usos

El haba tonka es la semilla del Dipteryx odorata, que es un árbol perteneciente a la familia Fabaceae. Es originario de las tierras bañadas por el Orinoco, en la América tropical. Francia fue el primer país occidental que importó estas semillas.

haba tonka especia

La forma de estas semillas es alargada, con un tamaño que normalmente no pasa los 2 centímetros. Su capa exterior es rugosa y negra, que es una cáscara que oculta un interior más claro con una textura de goma dura. Su aroma es penetrante y puede traer a la memoria otras especias, pues se percibe con distintos matices.

Propiedades del haba tonka

En un principio, se utilizaron para aromatizar el tabaco, pero más tarde pasó a ser un ingrediente común en la repostería y cosmética.

En cocina y perfumería, se utiliza como sustituto de la vainilla.

También se ha utilizado como tónico cardíaco, pero dejó de utilizarse por la siguiente razón.

No solo posee propiedades buenas, pues en 1868 se llegó a descubrir que esta semilla posee cumarina, que si se consume en grandes dosis, puede influir en la coagulación de la sangre.

Consumir demasiado puede llegar a ser mortal. Por tal hecho, el haba tonka está prohibido en algunos países, incluido EEUU. Sin embargo, en Europa se puede conseguir sin dificultad en algunas tiendas que vendan exclusivamente especias.

Recetas con haba tonka

En la cocina, el haba tonka tiene varios usos, pues se trata de una semilla con un sabor agradable sobre todo en la elaboración de preparaciones dulces.

Su uso va desde los bizcochos y galletas hasta los helados y cremas. Incluso se utiliza en platos salados por cocineros con mucha creatividad. Se le puede encontrar, además, como un ingrediente de algunos cócteles.

Entre más fresca esté la semilla, mejor será su aroma y sabor, pues este tiende a ser más profundo y concentrado cuando no tiene muchos días.

Si quieres usarlas, te recomiendo que compres pocas y las utilices de inmediato si quieres sentir con mayor intensidad su sabor. Guarda las que te sobren en un recipiente hermético.

Para usar estas semillas en la cocina, al igual que pasa con la nuez moscada, solo tienes que rallarlas justo cuando las necesites. También se pueden utilizar enteras, para preparar infusiones.

Aquí te doy una receta con haba tonka que puedes preparar a cualquier hora del día.

Madeleines de haba tonka

Pese a que el término madeleine se suele traducir a magdalena, esta preparación que te enseñaré tiene algunas cosas distintivas que la hacen única.

receta haba tonka - madeleines
sacado de directoalpaladar.com

No es algo complicado, pues, al contrario, se trata de algo sencillo de elaborar y lo único que requieres es un poco de paciencia y control en cuanto al tiempo de reposo de la masa.

Ingredientes

70 gramos de mantequilla

95 gramos de harina

65 gramos de azúcar

Ralladura de media haba tonka

½ cucharadita de levadura química

1 pizca de sal

2 huevos

30 ml de miel

Preparación

Su preparación es fácil. Tamiza primero la harina en un cuenco y agrégale la ralladura del haba tonka. Después añade la levadura y revuelve bien. Luego añade la pizca de sal y vuelve a mezclar.

Utiliza un recipiente más grande para batir los huevos y el azúcar. Necesitarás al menos dos o 3 minutos para este paso.

Deberás obtener una mezcla espesa de color amarillo pálido. A esa mezcla añádele la miel y vuelve a batir por unos segundos para que puedas añadir los ingredientes secos del otro cuenco.

Emplea una cuchara de madera para mezclar todo, hazlo con movimientos suaves y envolventes. Entonces añade la mantequilla derritiéndola previamente, pero esperando un poco para no añadirla muy caliente a la mezcla. Revuelve bien todo hasta que obtengas una mezcla homogénea.

Tapa con film de cocina y deja que la masa repose tres horas dentro de la nevera.

Finalmente, saca de la nevera y precalienta el horno a unos 200 grados. Pon un poco de masa en moldes para cupcakes o magdalenas, engrasándolo previamente con la ayuda de una cuchara.

Llena bien cada cavidad, sin dejar burbujas. Hornea entonces a media altura por unos 12 minutos hasta que notes que se han puesto bien doradas.

Retira del horno y deja que se enfríe. Puedes servirlos con café o leche, ya que serán algo secos, pues son ideales para mojar.

Ayúdanos compartíendolo